Mantente en forma cuando hace frío

A lo mejor este post va contra la naturaleza propia de Madrid en bicicleta. Si la idea es evitar las excusas para no coger la bicicleta, escribir sobre cómo mantener la forma sin salir de casa cuando hace frío es un poco contradictorio.

Y es verdad, pero si la previsión del tiempo dice que vamos a estar a apenas 2º, y encima puede que llueva, la verdad es que hay muy poca gente con la suficiente fuerza de voluntad como para coger la bicicleta sea para trabajar, hacer algún recado o entrenar. Recordad que la alternativa a la bicicleta siempre debe ser el transporte público, y en último caso nuestro vehículo particular.

Aclarado esto, para los que os de pereza o no tengáis tiempo, hoy comentaba y me informaba sobre el funcionamiento de los rodillos. Bien, está claro que no todo el mundo tiene la bici en casa, por una cuestión de espacio, pero si tenéis posibilidad, el rodillo es el accesorio perfecto para no perder la forma física si vamos a estar un tiempo sin poder salir a dar una vuelta.

Un rodillo de calidad media rondará los 150 euros, los hay profesionales de mucho más precio, pero como estamos pensando en prepararnos para la Vuelta a España (¿o si?) con un rodillo de la gama media creo que es más que suficiente.

Dentro de los rodillos hay de dos tipos, los de “rulos”, en los que la bici no va sujeta, y los que enganchas la rueda trasera. Para los de rulos (los que suelen usar los profesionales) necesitarás un par de sesiones para acostumbrarte, poniéndote en paralelo y cerca de una pared por si acaso necesitas un punto de apoyo.

A tener en cuenta que para usar un rodillo la rueda trasera, que es la que se monta en el rodillo, debe ser lisa (en realidad no es porque el rodillo no sea efectivo, sino por la cantidad de ruido que generará el rodillo). Si tienes una MTB, deberás hacerte con una rueda de recambio solo para el rodillo. Un rodillo de gama media  tiene resistencias, que controlaremos desde un mando, debe ser silencioso, y con dedicarle media hora al día es más que suficiente. Además si estás entrenando en serio para algún evento, el rodillo es ideal para hacer series de intensidad, descanso, controlar el ritmo cardiaco… Vamos, como un auténtico pro!

Además el rodillo es el sustituto perfecto a una bicicleta estática por varias razones:

  • Una bicicleta estática de las baratas cuesta lo mismo que un rodillo de gama media
  • En la bicicleta estática no cuentas con la postura y sensaciones de tu propia bicicleta
  • Las bicis estáticas ocupan mucho más espacio
  • En tu bici, si llevas pedales automáticos trabajas todos los músculos, no como en la bici estática donde, o cambias los pedales, o no trabajarás todos los músculos

Es muy importante, tener en cuenta que montar en casa, en el rodillo, se hace muy muy monótono, y que hay que ser constante para mantener una disciplina y que sirva de algo el desembolso en el rodillo. Por tanto, si lo que piensas es comprar uno para ver qué tal, mejor piénsalo dos veces ya que puede acabar siendo un trasto cogiendo polvo en un rincón olvidado.

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com