Pedaleando con viento

El pasado fin de semana hizo viento… Mucho viento. Tanto que cuando salías del abrigo de árboles (o edificios), costaba mucho mantener una linea recta, o incluso pedalear si venía de cara.

Por eso, he pensado que unos consejos para circular con viento pueden venir bien. Son los típicos consejos que los ciclistas de carretera ponen en práctica, pero que son aplicables para cualquier salida en grupo. Para empezar, como siempre, la prevención:

  • Si consultas el parte meteorológico y dan vientos fuertes, tienes que replantearte la ruta intentando evitar espacios abiertos. Si no consigues mantener una trazada y las ráfagas de viento hacen que deambules por la calzada, corres mucho más peligro de ser alcanzado por un coche que no respete la distancia de seguridad del todo. Además aminorará tu marcha, y en casos extremos puede llegar a tirarte.
  • Con el viento de cara
    El viento te da en la cara y tienes la sensación de que no avanzas. Si vas solo hazte lo más “pequeño” posible, es decir, mete los codos para adentro, adopta una postura con el cuerpo más inclinado hacia adelante y utiliza los piñones grandes. En definitiva, trata de rebajar el esfuerzo a realizar para desplazarte. Si vas en grupo, situaros en fila de a uno y daros relevos para tomar la cabeza. Incluso si no estás muy cerca del compañero de delante, el esfuerzo se reduce considerablemente, y quien va en cabeza, aunque realice más esfuerzo por poco tiempo, se notará su contribución en la marcha del grupo. Cuando el que esté en cabeza no pueda más, es momento de “dejarse caer” hasta la última posición y recuperar algo de fuerzas. Y mucho cuidado con sobreponer ruedas, se puede estar detrás muy cerca, pero nunca poner una rueda en paralelo con la otra.
  • Con el viento de lado
    En este caso es realmente dificil conservar la trazada. Si vas solo, inclinate ligeramente en la dirección contraria al viento. Intentar hacerlo con la dirección es imposible, tendrás que utilizar el peso de tu cuerpo para contrarrestar la fuerza del viento. En grupo, haced abanicos. Igual que antes, el esfuerzo de uno, por poco que dure, será bastante para el bien de todos. Para hacer abanicos, igual que con el viento de cara quien está en cabeza tira del grupo para dejarse caer hasta la cola. El resto se dispondrán en diagonal en la dirección del viento, para que el compañero que va inmediatamente delante proteja del viento al que circula detrás.
  • Con el viento a favor
    El viento te empuja… Aprovecha porque la ruta te volverá a llevar a alguna de las situaciones anteriores. Si vas solo adopta una postura aerodinámica, ganarás más velocidad, y si vas en grupo, puede ser un momento divertido para picarse con los demás en un sprint corto. Eso si, mucho cuidado porque el exceso de confianza y la euforia que te puede producir la sensación de ir más rápido y ligero te pueden llevar a cometer errores que puedan acabar en un accidente al tomar mal una curva.

Hay veces que en los grupos de salida cada uno lleva su ritmo, y eso está muy bien para fomentar la competencia sana entre amigos, pero en situaciones más difíciles, es bueno ayudarse y actuar como un equipo.

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

1 comentario
Escrito por bigsome@gmail.com