Pedaleando por Patones

Ahora que vuelve el buen tiempo a muchos nos apetece recuperar la bicicleta y pasar un buen día pedaleando por la montaña, por eso he escogido una de las zonas más típicas de la Sierra Norte  y pasar un buen día haciendo deporte y algo de turismo: Patones.

Patones se divide entre dos poblaciones, la más antigua, la orginal es lo que hoy en día se conoce como Patones de arriba, y la nueva ciudad se dió en llamar Patones de abajo. Patones de arriba es un enclave de turismo rural excepcional, con sus casas rústicas rehabilitadas y una amplia oferta de restaurantes y alojamientos.

Dada su localización tenemos dos opciones para descubrir este pueblo:

En bicicleta de montaña

Los amantes de la Mountain Bike encontrarán en Patones un paraje único pero muy exigente. Casi todas las rutas que encontramos por la zona están formadas por rampas muy duras y descensos muy técnicos en terreno roto, con escalones, grietas, piedras sueltas y raices que exprimirán al máximo tu técnica sobre la bici. Si buscas un paseo con tu BTT y no estás en buena forma, lo mejor es que te asegures previamente de la ruta o tendrás que afrontar tramos realmente difíciles. Por algo es la sede de la Canyon Enduro Extreme.

A Patones se llega por la A-1, saliendo hacia Torrelaguna y lo ideal es aparcar el coche en Patones de abajo.

Muy a tener en cuenta el ir bien equipados de agua ya que aunque no se cubra mucha distancia (la ruta son unos 30 km) y tener mucho cuidado con las abejas, sobretodo con estas temperaturas, ya que se cruzan varias colmenas (están señalizadas), y las abejas son muy territoriales, es más que probable recibir una picadura.

Con este panorama no parece recomendable, al menos si no buscas emociones fuertes, y es que el descenso hasta Patones, merece la pena.

En bicicleta de carretera

Si por el contrario eres de los que prefieres mantener el ritmo y hacer una buena tirada de kilómetros, y terminar coronando un puerto, puedes hacer tu ruta desde Madrid hasta Patones y terminar coronando en el Embalse del Atazar. Unos 70 km desde Madrid, atravesando Alcobendas, El Casar y Torrelaguna hasta llegar a Patones, donde podrás probar tu resistencia si decides continuar más allá de Patones.

Si estás buscando una ruta de entrenamiento, ida y vuelta suponen más de 150 km. Extendiendo el recorrido hacia La Cabrera y Bustarviejo podrás completar una sesión de entrenamiento de un nivel muy alto.

Pero no todo es montar en bicicleta…

Después de pedalear, podremos disfrutar de una buena comida en los restaurantes de la zona, donde encontraremos asadores, platos de cocina tradicional española, y ya que estamos hacer algo de turismo perdiéndonos entre las casas y calles de empedrado, donde parece que no ha pasado el tiempo.

Más información: Patones en Todosobremadrid.com

 

 

 

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com