Madrid – Nueva York – Los Ángeles: Primera parte

Un amigo y vecino madrileño decidió hace un mes embarcarse en una de esas aventuras que a más de uno nos gustaría realizar: Cruzar Estados Unidos de costa a costa, en bici y en solitario. Un reto personal que organizó y planeó al detalle, y al que dió comienzo el pasado día 18 de Septiembre. Por delante casi 5000 km para recorrer en 50 días. Le ofrecí la web como espacio donde contar cada cierto tiempo su experiencia, que también podéis seguir en su instagram (@rollinghabits) y esta es la primera entrega.

Casi en directo desde Estados Unidos os iremos ofreciendo sus vivencias, sin poner ni quitar ni una coma:

Hola, para los que no me conoceis, me llamo Sergio de Arrola. Soy fotografo y de Madrid, aunque he vivido casi diez años en Barcelona. Me gusta hacer fotos y escribir no es lo mío, pero voy a intentarlo para contaros la experiencia que he empezado estos dias y que me llevará un mes y medio.

Ayer empecé desde Nueva York a intentar cruzarme EEUU de costa a costa en bicicleta. Llevo varios años andando en bicicleta casi todos los días . La uso para transportarme y de vez en cuando salir a hacer rutillas. Y en este tiempo le estoy cogiendo el gusto a hacer kilómetros. Me divierte y me sienta bien.

Casi todos los kilómetros que he hecho hasta ahora los he hecho en bicicleta de piñón fijo, como supongo que muchos de vosotros. Pero hace ya algún tiempo empece a interesarme por la bicicleta de carretera. Nunca había tenido una, así que unos días antes de venir le pedí prestada una a un amigo. La usé sin parar por Madrid y salí a hacer alguna ruta por los alrededores y desde el primer momento me enganché. Es otro tipo de ciclismo, pero da unas sensaciones diferentes y te abre mucho el abanico de posibilidades. Por ciudad sigo defendiendo a ultranza las fijas, por su manejabilidad, su rapidez y por supuesto por la sensaciones que produce.

Pero a lo que iba. Sin irme otra vez por las ramas. Por fin tengo mi propia bici de carretera. Antes de viajar a NY, estuve navegando por Craiglist ( el Segundamano americano) en busca de una buena oferta. No tenía muy claro que tipo de bici quería. Lo que sí que tenía claro es que quería una MADE IN USA y que no fuera ni muy vieja, ni muy nueva. Finalmente contacté por mail con un chico de Brooklyn que tenía una Cannondale de aluminio con componentes Shimano 105 que tenía muy buena pinta. Ya me habían dado muy buena impresión las fotos, y al dar una vuelta con ella alrededor de una manzana de Prince Street pude notar que era muy robusta y que respondía a la primera.
Así qué aquí estamos, ella y yo, en el Motel 6 de Philadelphia. Hoy no hemos cumplido la ruta que nos habíamos propuesto, pero ayer si que lo hicimos todo bien.

Ayer empecé el día en New Jersey, donde me quedaba con mi amigo Esteban, y fui hasta Trenton. Empecé tarde porque me enredé más de la cuenta en preparar la bici y las alforjas y eso me hizo sufrir más tarde. La ruta desde NJ fue muy agradable, quitando un pinchazo, algún sobresalto con algún camionero y algún terreno un poco hardcore fue todo perfecto. Las vistas no pudieron ser más típicas. Pizzerías con extraños nombres italianos, escuelas de karate para niños en centros comerciales desiertos, tiendas de uñas y barberías, burguers y DunkinDonuts por todos lados, licoreras y estancos, y sobretodo casas, muchas casas. Y como todo esto a mi me encanta y me entretiene, pues feliz encima de mi nueva bici.

Por la tarde, empezó a oscurecer y acabé en el peor hotel que he estado en mi vida. No se sí era el peor, porque he estado en sitios muy malos (muy buenos también), pero ayer sin duda lo era. Budget Inn, regentado por indios con mala leche. Moqueta imposible de pisar, baño cubano de tercera regional, y en resumen un listado de “detalles” putrefactos innombrables. Y todo por soló 60$. Así qué sí le tenéis rabia a alguien o queréis vivir una experiencia inolvidable, venir a Trenton y buscar el Budget Inn en NY Avenue. Si a esto le sumamos, que había olvidado el conversor del enchufe para todos mis cargadores…iPad, iPhone (muy útil en muchas situaciones) y sobretodo mi precioso Garmin 810,  que me llevaba salvando el culo por todas las carreteras de este bendito país. Pero oye…que un poco de comida basura viendo TV sin mando a distancia le produce sueño a cualquiera.

Esta mañana he salido tarde por la gracia del cargador y al final he hecho menos kilómetros de los planeados. Pero después de la experiencia de ayer, al ver el primer hotel decente, y no sin haber hecho primero 85km (ayer fueron casi 120) , me he parado en el Motel 6 desde el que escribo estas líneas. Lo que uno espera por 55$. Una bañera limpia, una colcha con motivos americanos, una TV con mando y una moqueta presentable. Sobretodo lo espera uno después de un día  con momentos muy bonitos y agradables, pero con momentos de tráfico heavy y agresividad por un tubo también. No se preocupen mis amigos y mi familia que nunca hago nada que me ponga en peligro. Por lo visto  el tráfico intenso es sobretodo ahora al principio. Pasado mañana entro en la América realmente profunda y empiezo a rodar por la no famosa US-50, dicen que la carretera menos transitada de EEUU (Loneliest road in America).

Así qué por aquí podréis ir leyendo lo que me va pasando acompañado de algunas fotos, muy a mi pesar digitales. Lo que me faltaba es haberme traído un laboratorio portátil y procesar toda la película que estoy disparando.

Seguiremos informando…

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com