Madrid – Nueva York – Los Ángeles: Segunda parte

Segunda entrega de la aventura de Rolling Habits: Cruzar EEUU de costa a costa en bicicleta.

POST 2- ROLLING HABITS ACROSS AMERICA!
  • Day 3. Philadelphia-Perryville. 86km
  • Day 4. Perryville-Frederick. 139km
  • Day 5. Frederick-Winchester. 105km
  • Day 6. Winchester-Mt Storm. 134km
  • Day 7. Mt Storm-Grafton. 99km
  • Day 8. Grafton-Bridgeport. 32km
  • Day 9. Bridgeport-Parkersburg. 116km
El lunes 23 de septiembre salí con muchas ganas hacia Baltimore. No tenía muy claro donde iba a dormir y no me tranquilizaba mucho que la ciudad tuviera fama de peligrosa.
El tráfico y las carreteras seguían siendo bastante radicales, así que pedaleé lo más rápido que pude rumbo a la ciudad del crimen. Mi gozo en un pozo. La policía me paró antes de cruzar el puente que llevaba hasta la ciudad. De una forma bastante autoritaria, como suele ser habitual por aquí, me prohibieron cruzar y no me dieron ninguna opción para pasar al otro lado, más que coger un taxi.  Así qué allí me quedé, en Perryville, un lugar de cruce de carreteras, con una licorera y dos moteles cochambrosos.
A la mañana siguiente, el taxi me cruzó con la bici por sólo siete dólares. Me hice amigo del taxista y le hice unas fotos con el taxi. Orgulloso, delante de un restaurante mejicano de los noventa abandonado. Ya en el otro lado y pasado Baltimore, la situación cambió por completo. Haciendo caso al Garmin, estuve rodando por carreteras desiertas, cruzando prados y colinas con granjas. Aquí la naturaleza es muy potente. Hay verde, árboles y animales por todos los lados. Desgraciadamente, cada día me cruzo con quince o veinte animales muertos en el borde de la carretera. Mofetas, mapaches enormes, ardillas e incluso ciervos.
El terreno en Maryland no es muy exigente. Es prácticamente llano y las carreteras están en muy buen estado. Ya cuando entras en Virginia, el terreno empieza a cambiar radicalmente. Antes de llegar a Winchester ya se empieza a notar alguna rampa peliaguda. Pero al día siguiente es cuando realmente empezó lo duro. Estuve casi toda la etapa, de 140km, subiendo y bajando puertos sin parar. Gozando las bajadas y sufriendo mucho las subidas, pero con mucha fuerza mental. Todo este esfuerzo tuvo su recompensa y ese día pasé la noche en una cabaña de dos por dos metros en el medio del bosque.
Al día siguiente estaba destrozado, la etapa anterior había sido muy dura y la cabaña no resultaba tan cómoda como un motel. Y más de lo mismo. Para arriba y para abajo. 100km con 1800 metros de subida y con una bici de veinte kilos. No pude llegar a donde me había planeado y acabé en Grafton. Todo un acierto. Un pueblo con casas antiguas, otro lugar de cruce de caminos por donde pasa el tren. Territorio de moteros y personajes en general. Así qué me he hinchado a hacer retratos en garajes y puertas de licorerías.
Al día siguiente, aproveché para recuperar el retraso y llegar a Bridgeport para ver si arreglaba o cambiaba la rueda de atrás. Estaba radiada para un uso de carretera normal y no estaba aguantando el peso de las alforjas. Pero al ser sábado, estaba todo cerrado y no había muchas opciones, así que me dormí bastante preocupado.
Esta mañana me he levantado con dolor de garganta y el ánimo por los suelos. Lo de la garganta no lo he solucionado del todo, pero los ánimos los tengo otra vez arriba. Y todo gracias a Paul Moses. Me ha abierto su tienda, Holy Moses, en domingo y me ha vendido una rueda completa por 50 dólares. No una rueda cualquiera. Un aro Campagnolo negro sin usar y un buje Shimano Durace reluciente. Además su mujer me ha dado de desayunar mientras cambiábamos la rueda. Increíble pero cierto.
Como he salido de allí más tarde de las 12 y me quedaban 110km por delante, he pedaleado casi sin parar hasta Parkersburg, que es desde donde estoy escribiendo estas líneas. Así qué mañana, después de unos 900km en las piernas, dejo el estado de Virginia para adentrarme en Ohio. A ver que me depara el futuro…
Si queréis seguir su aventura a través de sus fotos, podéis seguir a Rolling Habits en Instagram
Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com