904 1
904 1

Con el estreno en breve (y es que no queda nada ya) de nuestro flamante (y eléctrico) sistema de alquiler público de bicicletas, quiero repasar alguna norma de etiqueta ciclista que aprendí usando durante unos días el sistema de alquiler de otra capital europea: París.

Realmente observé dos normas bastante básicas, la primera es algo que viene bien a todo usuario e incluso a los trabajadores que se encarguen del mantenimiento:

Si se pincha tu bicicleta, déjala en la estación con el sillín bajado del todo y del revés

Muy fácil, si en tu ruta pinchas, para intentar evitar que alguien después de ti, por las prisas, no compruebe el buen estado de la bicicleta y la coja pinchada, lo que le suponga tener que devolverla y perder tiempo, tan sencillo como, al dejarla, bajar el sillín completamente y darle la vuelta (con la nariz hacia la rueda trasera). De esa manera el siguiente que llegue sabrá que hay algún problema con esa bicicleta y recogerá otra de la estación.

En realidad esto serviría para cualquier problema mecánico que detectemos en la bicicleta.

Ser cortés. Si alguien tiene prisa, cédele la última bicicleta

Esto lo vi en al menos dos ocasiones en tres días en París. El primero porque quedé tan mal como que me pidieron permiso y no entendí nada con mi paupérrimo francés. Pero acabé entendiéndolo. Si alguien va con la hora justa y necesita la bicicleta, hay que cederla. Es una cuestión de buena educación, nada más y nada menos, pero lo mismo cuando vamos a coger la bicicleta o bien no nos damos cuenta y hay alguna otra rota (no nos hemos fijado previamente en el sillín) y eso hace que solamente quede una bicicleta.

El handicap de nuestro sistema comparado con el de París es que aquí pagaremos por uso, mientras que en París hay “barra libre” para usarla las veces que quieras en tramos de máximo 30 minutos. Esto quiere decir, que en el caso de que nos equivoquemos al coger una bici rota, ya nos va a costar dinero. O si queremos ser tan correctos como para devolver una bicicleta y que si alguien tiene prisa se la pueda llevar, también nos va a costar dinero.

Bueno y tampoco está demás recordar las normas habituales ciclistas:

  • Saludar a otros compañeros ciclistas
  • Avisar si vamos a adelantar a otro ciclista indicando por donde vamos a pasarle (Por ejemplo: “por la izquierda”)
  • Señalizar nuestras maniobras
  • Circular de manera segura
  • Si vamos a cruzar por un tramo de acera, bajarnos de la bici (esto, con una bicicleta eléctrica es muy muy importante porque se va más velocidad)
  • Respeto. Siempre respeto por otros ciclistas. Y es que no me quiero imaginar “piques” a ver quien llega antes entre ciclistas habituales y los que usen las nuevas bicis eléctricas.
In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas