¿La bici ayuda al turismo?

Las ciudades bike-friendly, el hecho de contar con muchas rutas y zonas “pedaleables” y buenos paisajes no sólo benefician a los habitantes de estos sitios. También atraen a turistas. Y los turistas suponen ingresos para la economía local.

En España, uno de los motores de nuestra economía es el turismo. Siempre que el número de parados se reduce hay una relación directa con la temporada alta hotelera. Por algo supone un 11% del PIB nacional. Y la bicicleta está empezando a llamar la atención de muchos empresarios como factor clave a explorar para conseguir mayor rendimiento.

En Madrid tenemos una gran oferta que durante 2014 ha ido creciendo y que se espera explote en 2015. El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama es un claro ejemplo de cómo invertir en actividades de ocio relacionadas con la bicicleta como rutas, competiciones y eventos para promover la economía a nivel local.

Así como el uso de la bicicleta como medio de transporte no está generalizado, el uso lúdico de la misma si. Más gente monta en bici de la que practica el esquí y se venden más bicicletas que coches cada año. Y las diferentes opciones que aporta a los actores implicados en el turismo son infinitas:

  • Puedes viajar casi gratis si equipas tu bici con alforjas y llevas contigo una tienda de campaña y lo necesario para tu día a día. Entonces los campings, bares y cafeterías, tiendas de repuestos y pequeño comercio son los más beneficiados.
  • También puedes incluir una ruta turística por los sitios más emblemáticos de la ciudad, acompañado por un guía turístico. En este sentido da igual tanto si estás alojado en un hotel del centro como si has optado por reservar en alguno de los Hoteles 5 estrellas de Madrid. De hecho ya hay muchos de estos establecimientos que ya ofrecen su propio servicio de alquiler de bicicletas.
  • Otra manera de disfrutar del turismo en Madrid, y conocer la ciudad de una manera completamente diferente, más intensa, es a través de los abonos temporales de BiciMAD. Usar la bicicleta en lugar de nuestra red de Metro o Autobús ayuda por un lado al turista a ver barrios, edificios y monumentos que normalmente no están en la oferta turística más típica, y por otro al pequeño comercio que no está cerca de las zonas de influencia de las principales atracciones turísticas.

Y como anécdota… Recuerdo el año pasado cuando me crucé por el carril bici de Colmenar con un ciclista que andaba un poco perdido y me preguntó en inglés por Guadalix, Miraflores y Soto del Real. Cuando le dije que podía seguir conmigo hasta Colmenar y que le indicaba la ruta a seguir, empecé a hacer un poco de guía turístico. Tras preguntarle el tiempo del que disponía, si le gustaba subir montañas o la naturaleza y qué le habían dicho que podía encontrar en esa ruta (llevaba indicaciones en un mapa de una tienda de bicicletas del centro donde le habían alquilado la bicicleta y la equipación que llevaba), me preguntó si eran pueblos antiguos, si iba a ver bosques o incluso castillos… Eso me dio una idea: Cambiarle la ruta y llevarle dirección Manzanares y después subir a La Pedriza. Así pues le llevé a ver el Castillo de Manzanares y a subir al primer aparcamiento de La Pedriza. Ruta que disfrutó mucho este profesor americano (de California más concretamente) que estaba en una convención en Madrid durante 5 días. Otra manera de aprovechar para hacer turismo en un viaje de trabajo.

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com