2211 0
2211 0

Son muchos los artículos que se pueden encontrar con los beneficios de montar en bici, pero… ¿Qué pasa cuando dejamos nuestra actividad preferida? Este artículo, rescatado de Bicycling Magazine, expone claramente los daños que produce dejar de montar en bici:

El mismo día

Tu humor empeora. En apenas minutos, cuando empezamos a hacer ejercicio, la actividad neuronal pone en marcha tu cerebro como si fuera una máquina tragaperras soltando el premio gordo, lo que no solo pone en marcha tu cerebro (literalmente), sino que además mejora tu humor. El investigador en química cerebral J. David Glass de la Universidad del Estado de Kent informa que en experimentos con ratas, en el momento en el que se suben a las ruedas y empiezan a correr, incrementa su producción de serotonina entre un 100 y un 200 por cien. Este químico, la serotonina, es el mismo utilizado en antidepresivos para mejorar el bienestar y luchar contra la depresión. Quítale esto a tu cuerpo aunque sea por un día y tu humor se vendrá abajo, particularmente si es un día de mucho stress y necesitas más relax y energía.

Tu metabolismo se estanca. Pedalear revoluciona tu metabolismo hasta cinco veces por encima de su tasa en reposo en tu mesa de trabajo. Dejas de quemar entre 400 y 500 calorías cada hora que pasa. Eso es casi medio kilo de grasa a la semana que podrías haber perdido.

Una semana después

Tu presión arterial sube. El ejercicio aeròbico, como el ciclismo, lleva a tu cuerpo a liberar hormonas que hacen que tus vasos sanguíneos trabajen mejor. También bombeas mucha más sangre a través de tu cuerpo, lo que ayuda a que tus arterias y venas sean más flexibles. Los efectos se notan rápidamente, tanto cuando empiezas como cuando paras. La investigación determina que montar en bici regularmente puede bajar tu presión arterial entre 8 (diastólica) y 10 (sistólica) puntos en un mes. Empieza a subir otra vez en tan sólo una semana “bajados del sillín”, y vuelves al nivel en el que estabas en apenas dos semanas.

El azúcar en sangre sube. Cuando montas en bici regularmente, tus músculos, hambrientos, absorben los azúcares que entran en tu flujo sanguíneo después de comer para almacenarlos como energía para después. Tan sólo con cinco días de parón, esa azúcar después de comer, simplemente se queda en tu sangre, y, con el tiempo, puede llevarte a una enfermedad cardiaca y/o diabetes, de acuerdo a algunos estudios. Y aún más, las enzimas que limpian la grasa y el azúcar en tu sangre empiezan a desactivarse cuando haces vida sedentaria, así que tanto el colesterol como la azúcar en sangre suben.

De dos a cuatro semanas después

Adiós, volumen sanguíneo y estado de forma. Montar en bici de manera regular contribuye al volumen sanguíneo y a la habilidad de tu cuerpo de utilizar el oxígeno que transporta. Después de dos a cuatro semanas sin pedalear tu volumen sanguineo cae cerca del 10%. La cantidad de sangre que tu corazón es capaz de impulsar, un 12%. Tus mitocondrias, que actúan como productores de energía de tu cuerpo, empiezan a empequeñecer por el poco uso. El resultado final: Tu VO2 Max (referencia para tu estado de forma), baja un 6%, dejándote por detrás de donde estabas tan sólo hace unas semanas.

Más de un mes después

La ropa te empieza a quedar pequeña. Como tu metabolismo y la actividad quemagrasas de los músculos se para, esta comienza a crecer. En un estudio del Journal of Strength and Conditioning Research determina que los nadadores que dejaban de entrenar por cinco semanas, ganaban hasta un 12% en la medida de su cintura.

Años después

Tu salud empeora a grandes rasgos. Un estudio en dos hermanos gemelos, hombres, idénticos que habían estado físicamente activos, demostró que cuando uno de los gemelos dejaba de hacer deporte durante unos años, su salud era muy diferente a la de su hermano. Más concretamente, era más débil, ganó casi 4 kilos de grasa, tenía más resistencia a la insulina e incluso menos materia gris (su cerebro era más pequeño) comparado con su hermano con actividad física.

Las buenas noticias son que no es necesario mucho esfuerzo para detener este rápido deterioro. Investigaciones demuestran que salir a pedalear al menos una o dos veces por semana ayuda a mantener tu buena salud adquirida montando en bicicleta. Así que ya sabéis, a montar en bici, aunque sea un par de veces a la semana…

Origen: What Happens to Your Body when You Stop Riding | Bicycling

In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas