1595 0

El otro día, cenando con unos amigos, salió el tema del atascazo en Madrid… Cochistas ellos, comentaron cómo tardaron una hora y tres cuartos en el trayecto que en otras ocasiones sólo les lleva 20 minutos. Ahí, puse en práctica todo aquello que recomendaba en un artículo anterior. Intentando no involucrar la bici para no generar rechazo. Porque el rechazo existe… Los conductores ven a los ciclistas como un estorbo cuando les impiden circular como ellos quieren, eso ya lo sabemos.

Inevitablemente la discusión derivó al uso de la bicicleta en ciudad y surgió un tema recurrente: el de la obligatoriedad o no del casco. Uno de mis amigos planteó que para igualarnos al resto de vehículos debíamos seguir las mismas normas, es decir:

  • Matriculación
  • Que se pongan serios con los semáforos, aceras, etc…
  • Uso del casco

De trasfondo planteó que hay gente que circula con su bicicleta y que no están preparados. Que cualquiera puede coger una bici, pero no cualquiera puede coger un coche. Y que, evidentemente, sin un carnet de conducir bicicletas, que no sería viable, se debería perseguir a los que no cumplen las normas y obligar al uso de casco porque hay gente que se va jugando la vida. Incluso, también ponía la pelota en el tejado de los conductores: “Hay mucho inconsciente por ahí, que va mirando el móvil, que va como loco… Y en un momento se lleva por delante a un ciclista”. De hecho ya hay artículos que insisten en el aumento de los accidentes, aunque esto se pueda matizar y buscar las causas, es un dato que está ahí.

La respuesta para muchos de los que circulamos en bici es de manual: La obligatoriedad del casco desincentiva el uso de la bici en ciudad y esto si que supone un riesgo para la seguridad del ciclista. Que además en casos como un atropello, los datos demuestran que el casco no sirve de mucho. Y que lo más importante es además perseguir al infractor (ciclista o conductor) y la educación vial.

Pero a pesar de que el debate siguió, yo seguí dándole vueltas a este tema. Sobretodo al tema de la seguridad. Si es verdad que una persona no puede, a día de hoy, pasar del sofá de su casa a circular en bici entre el tráfico de Madrid. Lo veo cada día: Usuarios de BiciMad que van de calzada a acera con auriculares, otros que no saben que la bici tiene luces (o se creen que se activan solas) o timbre, alguno más circulando incorrectamente… O todas las anteriores juntas. Así pues, primera recomendación: Acudir a los bicifindes de enbicipormadrid. Y si no tenemos tiempo o, no tenemos la intención de ir a trabajar en bicicleta sino de hacer un uso esporádico, debemos familiarizarnos poco a poco. Hay mil referencias y consejos para circular correctamente en internet.

Y, si además tenemos en cuenta que las bicicletas de alquiler eléctricas alcanzan una velocidad más que aceptable independientemente de nuestro estado de forma o del terreno, tampoco vendría mal algo de protección. Recuerdo hace tiempo como un usuario de BiciMad se fue al suelo delante de mí, en la Plaza de la Independencia, por “apretar” un poco más de la cuenta y pasar sobre una rejilla metálica cuando había llovido un poco. El consejo es básico: con lluvia debemos evitar a toda costa rejillas, alcantarillas, pintura y las manchas de color arcoiris (aceite). Y si estamos girando, con mucho mas motivo. Y si no tenemos inconveniente, aunque no sea obligatorio, siempre es recomendable llevar casco. Además contamos con una amplísima gama de cascos de todos los estilos, precios, funcionalidades y colores. Luego, cuando adquiramos mas experiencia podremos decidir en qué momentos lo usamos y en qué momentos podemos coger una bicicleta aunque no lo llevemos.

 

In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas