1570 0
1570 0

Desde hace un par de meses colaboro en el sueño de Iñaki Junquera que se materializa a través de la nueva emisora de radio digital, Darwinians Radio Bike dedicada a “la difusión del mundo de la bicicleta y movilidad sostenible”. Conociendo como conozco el espíritu creativo, innovador y rompedor de Iñaki, una mezcla entre el futuro perfecto y el presente continuo, la “movilidad sostenible” dejará de ser un eslogan políticamente correcto y se convertirá en una realidad mucho antes de lo que pensamos. El proyecto, que nació el pasado 18 de septiembre en Unibike, entre radios y tubulares, quiere ser tête de la course.

La Movilidad es el signo de los tiempos, que están cambiando, y que seguirán cambiando mientras haya personas que queramos impulsar esos cambios. No es una quimera, no. El futuro de la movilidad sostenible de nuestras ciudades evolucionará tanto y en tan poco tiempo que la sostenibilidad será la que de sentido a la movilidad, porque el pestilente y caduco sistema de movilidad actual es, ya nadie lo niega, insostenible ¡¿Hasta cuando?!

IMG-20151211-WA0006
La Beagle 400, de Darwinians, tiene 11 TUBOS.

11Tubos

En el programa “locomotora” 11 Tubos, conducido por la contagiosa joie de vivre ciclista del gran Fernando Acaso, colaboramos un puñado de arriesgados amantes del mundo del ciclismo, y sus barrios, a los que nos une la idea de formar parte de esa avalancha de ecomovilidad que se nos viene encima. Pablo Mesón y su “asistida” sección “Watio y pedal”, Jason Harris y su tri-innovadora “Con los pies por delante”, o el veterano Carlos Toro con su épico archivo testimonial de carretera, “A tumba abierta”, consiguen enlazar ese “de dónde venimos” con el hacia “dónde vamos” con las ruedas bien centradas y equilibradas.

Y todo ello, complementado por las numerosas entrevistas de actualidad y los retos, esa punta de lanza de la evolución, como la Mongolia Bike Challenge, que seguimos de la mano del peculiar Willy Mulonía. Carlos Nuñez pone la voz a AMBE, Alex González pone cara a los protagonistas de las redes sociales más activos y activistas y… ¿estamos todas? No, falta la sensual voz de Rosa Quintana, una agradabilísima incorporación al equipo que, en “Las chicas son guerreras”, nos ayuda cuando necesitamos un impulso para subir esas pendientes que tanto nos cuestan y esas cuestas que tenemos pendientes.

rosa-quintana

El Calzador

Desde mi sección “El Calzador”, eminentemente urbana, intento desactivar los castradores miedos que afectan a todos aquellos ciclistas urbanos que se han propuesto, pero no se deciden, a ir al trabajo o al colegio en bici. Transportarse, en definitiva. Porque, tras treinta años de travesía del desierto, el oasis de BiciMAD ha renovado mi confianza en un proceso que la ominosa Edad del Manzano amputó a todos los madrileños. Imperdonable.

En “El Calzador”, explico las normas, la mejor manera de circular y doy consejos para transportarse de manera segura por Madrid. Siempre opino al filo de la actualidad y, en contacto con todos esos activistas ciclistas que ponen sus pedaladas y sus timbrazos a disposición de la comunidad, “fabrico” ciclistas urbanos sostenibles per se. Mi impulso, mi osadía, quiere ser vuestro aliento. Y todo ello, conste, desde la perspectiva de que la bicicleta es un vehículo que circula por la calzada, y que la verdadera integración del ciclista urbano en esta maravillosa ciudad, tan sólo se realizará si ocupamos el mismo espacio de los coches. Cambio de cromos, toca, aunque se resistan.

12274530_1684530085115884_24113804918705230_n
Deteibols,Fernanado Acaso y el espíritu de Inaki Junquera, en el estudio de grabación.

Sueña, sueña

Hago mío el sueño de Iñaki, y sueño un poquito más, para que se haga realidad. Y yo, sueño despierto, como Martin Luther King soñó en 1963 en contra de esa lacra, ese nefasto principio, que es la segregación. Los segregadores, muy organizados, siempre encuentran excusas y atemorizan para perpetrar sus fines. Claro, ellos saben que hace falta mucho valor para evolucionar, para tirarse a la piscina, y muy poco para claudicar. Por eso fabrican el miedo, para manipular a los miedosos y para que los valientes se conviertan, nos convirtamos, en los héroes que nunca quisimos ser. Si por ellos fuera, las bicicletas seguirían siendo para el verano, para el campo y para el Anillo.

Pero, por mí, no. Algún día, no muy lejano, las calles de un Madrid a 30km/h se llenarán de bicicletas y demás vehículos de pedalada asistida o eléctricos que serán el calzador perfecto para entrar en la calzada, sin miedos, sin excusas, en absoluta libertad. Y, poco a poco, se unirán los niños: paciencia que hay muchos adultos trabajando con ellos. Algún día, esa seguridad asistida irá, poco a poco, difuminado al miedo. Entonces, cuando BiciMAD se extienda por toda la ciudad, por el mismo sitio que el resto de vehículos, nos daremos cuenta de lo inútil que fue segregar la bicicleta “de” y “en” la calzada. Lo veremos, como vimos la perniciosa inutilidad de las aceras-bici, esa falaz seguridad que no nos ha llevado a ninguna parte. Que es, exactamente, lo que querían…

111

Evoluciona

La evolución de esta especie ciclista urbana de la que muchos formamos parte, darwinianos al fin y al cabo, ya está aquí, en Madrid. Llegó de la mano de  BiciMAD y lo mismo te circula por un ciclocarril, que se establece, para quedarse, en el mismísimo Paseo del Prado. Madrileños, llegamos los últimos a la carrera ciclista, pero, sin apenas darnos cuenta, estamos construyendo el presente de la movilidad sostenible de nuestras ciudades. Y, cómo estamos marcando tendencia, los lobbys segregadores de toda la vida, nos quieren encarrilar a base de obligatorias R-407 y demás. Y no. Porque, amigos, Darwin está llamando a la puerta -ring-ring-, y no le vamos a dejar al lado. Porque, si le encarrilamos, cometeremos el error de volver a la Edad del Manzano, versión 2015. Y eso, aquí y en Roma, se llama involución. No se trata de ser muchos, sino de ser muchos transportándose hacia la dirección correcta.

Iñaki Junquera, darwiniano de manual, hace nuestros sueños realidad y se sube en las noches estrelladas a la azotea. Saca los prismáticos, abre el portátil, y diseña vehículos de pedalada asistida que te servirán para llevar a tus tres hijos al cole, para ir al trabajo sin mojarte o para hacer las compras de la semana, sin contaminar, sin ruidos, sin miedos, sin sudar. Y los diseña pintones, prácticos, futuristas…caramelos que todos estarían dispuestos a chupar nada más ponerse en el escaparate. Por eso, hay que esperar. La evolución, imparable, tiene sus tiempos. Sin prisas, pero sin pausas.

Por @deteibols

In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas