¿Es necesario circular así por la acera?

2779 5
2779 5

Si hay algo que me encuentro cada día en mi desplazamiento al trabajo (en bici) no son atropellos, conductores que me pitan o que no respetan el metro y medio de distancia de seguridad… Todos los días me cruzo con más de un cicleatón.

Cicleatón: Híbrido entre ciclista y peatón que por miedo, desconocimiento o conveniencia, circula con su bici por la acera.

Hace unos días me encontré con esta situación: Cuesta abajo, cicleatón por la acera, se ve obligado a frenar porque la señora (esta si, caminando correctamente) se asustó y no sabía si echarse a izquierda o derecha cuando pretendía hacer slalom a su alrededor.

Visto que hay gente que por seguridad ve correcto invadir la acera (habría que ver si un coche o moto, por su seguridad, invadiera un carril bici lo que opinaría el cicleatón). ¿Es correcto, por nuestra seguridad, quitarle la seguridad a otros? ¿Es esta situación una manera correcta de preservar la seguridad? El cicleatón puede circular por la acera, si, pero respetando a los peatones, bajándose de la bici o la velocidad adecuada a estos.

 

In this article

Join the Conversation

  • Diego Atienza Arenillas

    Claro vete por ahí a diez por hora te arroyan ya ni te digo subiendo a arturo soria

    • Pero quién baja esa cuesta a 10 km/h?? O, mejor aún, quién va en bicicleta a 10 km/h si no es en una cuesta arriba??
      Para ir a 10 km/h en ese tramo (por acera o por calzada) tienes que ir con los frenos apretados todo el rato…

  • Xastarelo

    Estoy de acuerdo contigo. Yo soy partidario del respeto y de imponer la lógica. Después de cruzar la Casa de Campo, salgo por Príncipe Pío para ir a Plaza de España. Solo conozco una forma de subir la cuesta de San Vicente y es por la acera. Es amplia, poco transitada (al menos a las horas en que me desplazo) y siempre tengo en cuenta que el peatón tiene total preferencia. Nunca he tenido ningún percance; aunque soy consciente, en honor a la verdad, de que no hago lo correcto.
    Pero, sinceramente, a veces me da la impresión de que se diseñan los carriles bici con criterios poco afortunados. Príncipe Pío es una salida natural de la Casa de Campo, lugar de tránsito o disfrute diario de cientos de ciclistas. ¿Pondrá alguien alguna vez un carril bici que nos permita subir a Plaza de España sin peligro de ser arrasados y sin ser por la acera?. El tiempo lo dirá. Saludos.

  • svnalk

    La mayoria de la gente que hace eso es porque le tiene miedo a la calzada,asi de sencillo..Hay que tener valor para ser ciclista en la ciudad,para notar el paso del coche sin respetar la distancia de seguridad,casi tocandote.

  • Miguel Angel Sanchez

    Estoy completamente de acuerdo en que, como dice el slogan de BICIMAD, en la acera todos somos peatones. Y también estoy de acuerdo en que el peatón tiene toda la prioridad en los puntos donde se de la coincidencia de ciclistas y peatones.
    Pero dicho lo anterior, la hipótesis que se plantea en este articulo como una rareza, cuando se dice
    (HABRIA QUE VER SI UN COCHE O MOTO, POR SU SEGURIDAD, INVADIERA UN CARRIL BICI LO QUE OPINARIA EL CICLEATON),
    tengo que informar al autor, porque está claro que Ud. no es ciclista y no transita por los carriles bicis, que lo que usted plantea como algo raro e improbable, es bastante habitual que suceda, y no solo hay coches estacionados en el carril bici, o motos estacionadas o transitando en la búsqueda de su salida a la calzada, si no también descargadores con sus carros y palés repletos de mercancías, patinadores, niños pequeños con sus bicis de ruedines o triciclos en compañía de sus papas caminando a su lado, discapacitados en sus sillas de ruedas, viajeros con equipajes arrastrando sus maletas y en general peatones que parece que tengan una atracción especial por el color rojo del carril bici aunque la acera peatonal que discurre en paralelo tenga una anchura superior a la del carril bici y aparezca medio vacía.
    Por tanto es mas lógico demandar educación y respeto a para todos, que señalar solo a los ciclistas como los causantes de los males del caos circulatorio en nuestras ciudades.