1788 0
1788 0

Hubo un tiempo en que los activistas ciclistas pedían carriles bici a las autoridades para protegerse del gran peligro que suponía circular en bicicleta por la ciudad. Lo pedían, por activa y por pasiva, al grito de “Carril bici, ¡YÁ!”, con acento en la “A”, mayúscula. Una vez que les convencieron de que el coche era intocable, muchos de estos activistas se conjuraron para que, al menos, estas segregadas vías ciclistas fueran de la mejor calidad y seguridad posible. Tras el gatillazo de las aceras bici, buscaron referentes en tierras holandesas y danesas para maquillar su auto-derrota, la nuestra, y lo vendieron, lo venden, como pequeñas victorias frente al coche. Algunos hasta viven de ello y trasmiten un falso idealismo que convence a los bienintencionados.

Hace unos días, mantuvimos una reunión con responsables y técnicos del Ayuntamiento de Madrid, acerca de los nuevos “itinerarios”, que amenazaba tormenta, y que acabó con cuatro gotas y un trueno. La esperanza de que pudiera triunfar un modelo inédito de integración de la bicicleta en el tráfico, que pudiera plantar cara a la supremacía del coche en la ciudad y que sirviera de muleta para transformarla, quedaba reducida a la mínima expresión. Al terminar la reunión, los representantes de las asociaciones, excepto uno y medio, extendieron los planos municipales sobre la mesa y buscaron el mejor y más seguro encaje posible de los cuestionados itinerarios. Aunque la ciudad no es, ni por asomo, la jungla aquellos tiempos, la mayoría de ellos tiene asumido que el coche es inabordable y que ahora toca meter muchas bicis: De todos los tamaños y colores.

Bajo el paraguas de “Movilidad Sostenible”, en los últimos tiempos se está desarrollando un gran negocio que, sospecho, patrocina en la sombra el lobby del coche. La rentabilidad política del concepto es tan sostenible, que además de no desestabilizar la cosa pública, te la pinta con unos colores tan, pero que tan, alegres, que te crees en la república independiente de tu bici. A estas alturas del proyecto, percibo que sobre la bicicleta, poco a poco, se está creando una especie de lobbyn en el que encajan perfectamente las ciudades en red, las asociaciones de ciclistas reunidas y los fabricantes asociados. En mi opinión, estamos asistiendo a una segregación organizada y sistematizada de la bicicleta en todas las ciudades del mundo, con embajadores y todo. Una estrategia que persigue sofocar una espontánea revolución ciclista que ya está poniendo en cuestión la supremacía del lobby del automóvil como medio de transporte y como pilar de la Economía.

¿El carril bici?: YÁ está.

yl7guapd

El libro.

“Ciudades y bicicletas. El papel de las ordenanzas municipales”.

Equipo de redacción: Ricardo Marqués (coordinador), Juan Merallo y Manuel Calvo Salazar.

Colaboradores: Francisco bastida (Ciclojuristas) y Grupo de Trabajo de Legislación (ConBici)

  1. Pons Seguridad Vial SL.

Presentación: 15 de septiembre de 2016. Fundación Pons. C/Serrano, 138. Madrid.

xb_idutz

 

 

In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas