1793 0
1793 0

No estamos solos. Los ciclistas urbanos formamos parte del tráfico. Si, aunque no circulemos por la calzada. Aunque lo hagamos por vías ciclistas sobre la acera, o por la mismísima acera, frecuentemente tenemos que cruzar, atravesar, la calzada. Sobre ruedas, y si no observamos ciertas indicaciones, somos, a los ojos de los conductores, una suerte de inesperados peatones kamikaze. Esta confusión, este desconocimiento generalizado, esta falta de señalización, como veremos, provoca una serie de conflictos entre unos y otros que alimenta la creencia de que circular en bici por la ciudad de las BiciMAD es inseguro y que los ciclistas podemos hacer lo que nos venga en gana. Y no, hay normas. Hay que cumplirlas.

02

En el siguiente artículo, que recomendamos lean también los conductores, analizamos y explicamos las tres maneras en que los ciclistas madrileños debemos atravesar la calzada si procedemos de zonas peatonales, incluidas, claro está, las vías ciclistas habilitadas que transcurren por ellas. A saber: paso de cebra, paso específico para ciclistas semaforizado y paso específico para ciclistas no semaforizado (art. 39. quinquies) (1)

Paso de PEATONES debidamente señalizados. NO prioridad ciclista. Cruzar caminando.

003
Paso de peatones debidamente señalizado,

Lo dice bien claro: peatones. Los ciclistas, montados sobre ese vehículo que se llama bicicleta, no lo somos. Además de molestar a los propios peatones, incluso atropellarlos en su territorio, no tenemos la prioridad a la hora de cruzar la calzada por un paso de cebra. Esto debe quedar claro de una vez por todas. El Reglamento General de Circulación en su artículo nº 64 (Normas generales y prioridad de paso ciclistas) regula la prioridad de “los conductores de bicicletas” y, aquí, no la tenemos.

06

Desde un punto de vista práctico, sin detenernos y moviéndonos deprisa, somos un inesperado y sorpresivo peligro para unos conductores que, legalmente, van a estar muy amparados por sus aseguradoras. Nos crujen, queridos colegas, dos veces. Y, lo peor de todo, es que esta temeraria, y frecuentísima, manera de cruzar la calzada suele venir precedida de una ilegal circulación por la acera. Recordemos que la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid de 2010 especifica que,“salvo en zonas habilitadas al efecto, se prohíbe la circulación de bicicletas por aceras y demás zonas peatonales” (art. 39. ter.)

El efecto negativo de esta manera de proceder en el ciclismo urbano es terrible. Además de legitimar la circulación por las aceras, dando continuidad a un trayecto prohibido, proyecta una desastrosa imagen del ciclista en ambas direcciones: peatones y conductores. Probablemente, si se acabara con el cicleatonismo rampante, este conflicto se reduciría drásticamente y la imagen ciclista mejoraría. Ahora bien: ¿Es de recibo que un ciclista que circula por una acera bici, legal, trufada de pasos peatonales tenga que desmontar una y otra vez para circular? ¿Acaso no contribuyen este tipo de vías ciclistas contra natura a infringir la norma?

08

Así pues, una vez que tenemos claro que el ciclista que desmonta de una bicicleta se convierte en peatón y , por tanto, adquiere el derecho y la prioridad en los pasos peatonales, enseñemos a nuestros hijos, cuya circulación por acera está tolerada (2) , a cruzar debidamente. Por el momento, con los dos pies a tierra y empujando con las manos sobre el manillar. A reseñar, que algunos técnicos en movilidad valoran la posibilidad de introducir en las ordenanzas la recomendación de que con un pie a tierra, valga. Poner un pie a tierra obligaría, supuestamente, a detenerse, bajarse del sillín y no se pueden dar pedales. No me gusta: conozco vuestras habilidades y las de los chavales con las BMX.

Pasos ciclistas SEMAFORIZADOS. SI prioridad ciclista. NO hace falta desmontar.

img_20161009_172057
Valga este semáforo como muestra aunque regule un carril bici por calzada.

La proliferación de pasos ciclistas semaforizados ha crecido, lamentablemente para la movilidad ciclista en la calzada, en paralelo a la inmensa red (3) de vías ciclistas que discurren por espacios peatonales. Aceras bici, Anillo, Madrid Río…, con motivo de su extensión en época de Manzano y Gallardón, cientos de semáforos de la capital se transformaron para compartir el pictograma de la bicicleta con el muñequito del peatón. Según señala la Ordenanza en el artículo nº 39. quáter, en el caso de no ser “específico” para bicicletas, (la inmensa mayoría son compartidos), “las bicicletas que circulen por un carril bici o por una acera bici deberán respetar los semáforos existentes en la vía”. Esto, es evidente. Pero, je, ¿qué ocurre en la práctica?

Pincha aquí. y detecta la peculiaridad del paso semaforizado del Puente de Segovia/Madrid-Río que fomenta el ciclismo “tramposo”,y arriesgado de los ciclistas de la izquierda.

La anormalidad que supone una vía ciclista que discurre sobre la acera, su ineficaz diseño como vía de transporte/comunicación y la percepción por parte del ciclista gatuno de que la bicicleta es un artilugio de ocio/deporte, fomenta que estos pasos semaforizados sean vulnerados con demasiada frecuencia, sobre todo los fines de semana. Algo así como que “ese semáforo, que me corta el ritmo, no es para mí”. Otra vez, suma y sigue, alimentando la mala imagen del ciclista urbano. “¡Estos cabrones”, pensará el conductor, “se los saltan todos!”. Razón, tiene, pero, en las conclusiones finales, intentaremos repartir responsabilidades. Además de las aceras bici, la senda ciclable que es el Anillo Verde Ciclista es el paradigma de esta continua infracción reglamentaria ¿Pulsador? Si, claro.

img_20161009_164453
Pulsador frente a Restaurante El Ninot/Anillo. Premio al que lo respete.

En este tipo de pasos semaforizados, según especifica el artículo nº 64 del RGC, los ciclistas tenemos prioridad. Reproducimos: “Los conductores de bicicletas tienen prioridad de paso respecto a los vehículos de motor: a) Cuando circulen por un carril bici, paso para ciclistas o arcén debidamente señalizados”. Así mismo, conviene recordar que para franquear estos pasos semaforizados, en verde, no es necesario bajarse de la bicicleta, aunque, al ser compartida con peatones, y por prudencia, debería minorarse la velocidad. Es estos pasos semaforizados suelen existir zonas diferenciadas por marcas viales entre los peatones y los ciclistas, aunque, en la práctica, los irracionales diseños y el desconocimiento fomentan la recíproca invasión de las zonas asignadas.

img_20161009_173147
Puente de Segovia. Madrid Río. Todos revueltos.

Pasos ciclistas NO SEMAFORIZADOS. SI prioridad ciclista. NO desmontar. SI ralentizar.

004
Paso ciclista no semaforizado en Las Tablas.El coche blanco se los come.

Y ahora toca hacer un poco de Historia.

La Ordenanza de Circulación para la Villa de Madrid del año 1998 apenas contemplaba la existencia de la bicicleta como medio de transporte en la capital y los ciclistas urbanos éramos unos proscritos de la calzada. En su artículo nº 26, la metía en el mismo saco que “monopatines, patines o artefactos similares”, y tan solo a efectos de que estaba prohibido “agarrarse a vehículos en marcha”. La Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid vigente, que data del año 2005, también incidía en el asunto de este obsesivo parasitismo vehicular y especificaba en su artículo nº 39 que “las bicicletas que circulen por la calzada, en ningún caso, podrán ser arrastradas por otros vehículos”. Yo, lo juro, he sobrevivido a este desierto.

0000
Foto en http://rpp.pe/. No es de aquí, pero lo único que no querían era esto.

Con la reforma del año 2010, al amparo del PDMC de Madrid (2008-2016) que nacía con la esperanzadora, y fallida, intención de integrar a la bicicleta en la calzada como medio de transporte, el artículo nº39, el primero del Capítulo 2 (“Otros vehículos”) introducía una serie de importantísimas novedades que nos otorgaban algo así como “carta de naturaleza” entre el resto de vehículos. La mas importante de todas, oro en paño para la integración, la que indicaba que “en calzada, las bicicletas circularán ocupando la parte central del carril”.

005
Curioso que la moderación de la velocidad,el peligro, haga referencia a los peatones, y no a los coches. Confusa.

A raíz de aquella modificación, el exiguo artículo 39, el de “las bicicletas y otros vehículos” se extendió hasta tener seis apartados (sexies). Para terminar este trabajo, nos ocupamos del quinquies, el quinto, que hace referencia a “pasos específicos para ciclistas no semaforizados”. Para comprender y aprender a cruzar por este peculiar paso ciclista, tomamos el Anillo y nos dirigimos a Las Tablas. El trazado discurre paralelo a la calle Isabel Colbrand y nos encontramos en los cruces no semaforizados con varias calles una señal que indica moderar la velocidad. quinquies

El texto es claro: prioridad ciclista y velocidad moderada. No hay que bajarse, quizás empinarse para dejarse ver, pero: ¿Cómo lo saben los conductores? Lamentablemente, no lo saben. Una vez más, suma y sigue, la imagen del ciclista urbano cae por los suelos. Todos los fines de semana veo los mismos conflictos, frenazos y discusiones, porque el Ayuntamiento de Madrid, a pesar de los requerimientos, sigue sin señalizar, sin avisar a los conductores de que le van a salir cientos de ciclistas, y montados. La percepción de que los ciclistas atraviesan la calzada como les sale de las narices se alimenta por todas las causas reseñadas. Pero, ¿es toda la culpa suya?

006
¿Espera el conductor a este ciclista?

Conclusiones

No, no es culpa nuestra. Al contrario. Todo lo descrito en este artículo carecería del menor interés si las bicicletas, como vehículos que son, circularan por la calzada. Los pasos ciclistas descritos son el encaje de bolillos de una infraestructura obsoleta, de una política que, durante décadas, no ha pretendido otra cosa que no fuera que los ciclistas no circuláramos por la calzada, queriendo sacarnos del tráfico, aunque, como hemos podido comprobar, tráfico somos y seremos.

Recluir, desterrar, segregar a las bicicletas en las zonas peatonales conduce a los ciclistas urbanos a infringir continuamente un sinfín de normas y a fomentar una imagen de riesgo y peligro que, paradójicamente, se retroalimenta y se acaba convirtiendo en una especie de Síndrome de Estocolmo.

Al fin y al cabo, yo creo que eso era lo que se perseguía.

por @deteibols

1.- Quinquies/RAE: 1. adj. Pospuesto a un número entero, indica que este se emplea o se adjudica por quinta vez y tras haberse utilizado el mismo número adjetivado con quater

2.- Algunos activistas reclaman la persistencia de las aceras bici y justifican el cicleatonismo por los niños. Aunque la norma es clara, Policía Municipal de Madrid ha manifestado en numerosas ocasiones la tolerancia en la observancia de esta norma con los niños y con los padres que los acompañen, por ejemplo, al colegio. El criterio es el sentido común: velocidad a paso de peatón, distancia y bajarse si hay aglomeración.

3.- Según el informe de seguimiento del Plan Director de la Movilidad Ciclista de Madrid, en abril de 2014 existían un total de 132, 61 km de ACERA BICI y 122, 19 km de SENDA BICI o ciclable. Un total de 254, 80 km de vías ciclistas que discurrían por zonas peatonales. Con sus correspondientes pasos ciclistas.

In this article

Join the Conversation

Ir a la barra de herramientas