Ropa para montar en bici en Invierno

Para no dejar de utilizar la bici cuando bajan las temperaturas hay una serie de prendas básicas con las que debemos equiparnos. En esta ocasión nos vamos a centrar en el ciclismo urbano, aunque hay conceptos que son igualmente válidos para los que buscan la práctica de un deporte en el ciclismo. ¡Comenzamos!

Primera capa

También llamada “base layer” en inglés, el uso de una camiseta térmica, técnica, nunca de algodón, es algo primordial. Tanto en ciclismo entrenamiento como en ciclismo urbano.

Esta primera capa nos permitirá, al ser completamente transpirable, una vez llegamos a nuestro destino (trabajo, por ejemplo) quitarnos esta camiseta, dejarla secando y recurrir a una camiseta seca. Además, al ser prendas térmicas, nos darán el abrigo necesario para no sufrir sobre la bici.

Escoger una camiseta acorde a la temperatura exterior como al ejercicio que realizamos es fundamental para que la ruta sea totalmente satisfactoria. Hay marcas que fabrican diferentes prendas en función del frío que soportan.

El gasto en estas prendas, habitualmente elevado si recurrimos a marcas específicas de ciclismo, es una muy buena inversión dado que son prendas con una durabilidad espectacular sin bajar su rendimiento.

Segunda capa

Personalmente, como segunda capa, utilizo directamente jerseys de marcas especializadas en ciclismo urbano, habitualmente fabricados con lana merino, altamente transpirable, ligera y que abriga lo suficiente para no pasar frío.

Capa exterior

Una norma básica a la hora de elegir ropa para montar en bici es respetar la intención del material que compone la prenda. Es decir, si una prenda está pensada para transpirar hacia afuera y aislar el interior, nunca la utilicemos de primera o segunda capa, siempre será la última.

En este sentido, el maillot es donde más errores se cometen. Es muy habitual encontrarnos con ciclistas que, en invierno, utilizan una camiseta térmica, encima un maillot y a continuación una chaqueta con goretex o cualquier otro tejido cortavientos. ¿Qué sucede en este caso? La capa base abriga, es super transirable, va ceñida al cuerpo, traspasa la humedad/sudor al maillot que lo expulsa, pero, no recibe aire para su correcta ventilación tal y como debe funcionar su tejido. La capa exterior y el maillot forman una condesación y convierten el maillot en una prenda que, empapada, se vuelve fría e incómoda.

Por tanto, para lograr la mayor efectividad, como capa exterior, en invierno, una chaqueta de vuestra elección y acorde al tiempo en vuestra ruta: con goretex, windstopper, un simple chubasquero…

Yo soy un gran defensor de los chalecos. Aparentemente no los utilizamos porque creemos que no nos abrigarán lo suficiente, pero un buen chaleco con windstopper nos va a proteger en la zona donde más lo necesitamos: el tronco. Además, los brazos suelen ir en tensión, por lo que no necesitamos un extra de protección… Y las piernas son las que realizan todo el ejercicio y donde se acumula más sangre, por lo que entran (y se mantienen) en calor con mayor facilidad.

Complementos

Aquí hay cuatro prendas fundamentales:

Gorro

La cabeza es por donde más calor perdemos, por eso, llevemos casco o no (en vías interurbanas es obligatorio, dentro de ciudad, no) debemos utilizar un gorro. Yo personalmente utilizo uno de los que llaman “holandeses”, que además, cuentan con una pequeña visera y una tira para las orejas.

Buff (o braga)

En invierno, respirar aire frío suele ser de las principales causas de los resfriados. Una braga (o buff, que es la marca más conocida) que nos cubra el cuello y nos permita en un momento dado taparnos la boca en una cuesta abajo cuando más aire frío recibimos, es básica durante el invierno, el otoño, incluso, en primavera.

Guantes

Los guantes, en bajas temperaturas, son fundamentales para mantener el tacto en el freno y no perder capacidad de manejo. Las manos suelen recibir mucho aire frío y por eso hemos de protegerlas bien. Un consejo: comprad un guante ajustado, ya que suelen darse de sí.

Calcetines

Otra prenda que hay que cuidar. Un buen calcetín térmico ayudará a paliar el frío que siempre sentimos en los pies. Ese frío se produce porque el pie, al no recibir impacto en la pedalada, no favorece la recirculación de la sangre. Además, el calcetín térmico tiene una durabilidad excepcional.

Conclusiones

No descuides la ropa que utilizas para montar en bicicleta en invierno. Evita el uso del algodón (camisetas, jerseys) e invierte en prendas técnicas, siempre puedes encontrar ropa de ciclismo para el invierno barata.

Y es que gracias a una buena equipación, descubrirás que el invierno es algo más que entrenar en casa con una bicicleta estática plegable.

Escrito por
bigsome@gmail.com
Ver todos sus artículos
Responder

Escrito por bigsome@gmail.com