1633 2
1633 2

Madrid, a 26 de febrero de 2017.

El pasado mes de octubre comenzaron las obras para la adecuación del itinerario ciclista “Avda. de los Toreros/Gran Vía de Hortaleza” que contará con una combinación de tramos de ciclocarril-30, de coexistencia con el resto de vehículos, y de carril bici, segregado en calzada y exclusivo para bicicletas. En la tarde de ayer comenzaron a pintarse las primeras marcas viales y pudimos comprobar que se trata del modelo utilizado, con escaso éxito de usuarios hasta la fecha, en Las Tablas y Montecarmelo.

Esta novedosa vía ciclista, que ahora se pone a prueba en zonas más “céntricas”, es una evolución de la implantada por los técnicos municipales en la avenida del Mayorazgo (Ensanche de Vallecas) a finales del año 2013. Quedó operativa en los paus del distrito de Fuencarral en enero de 2014 y dio lugar a la campaña “Salvando los carriles bici de Las Tablas” que realicé a lo largo del mes de febrero de 2015. Cuento, pues, con la perspectiva y los kilómetros suficientes como para analizar sus pro, sus contra y las posibilidades de viabilidad que pueda tener en su nueva ubicación. Los objetivos de la campaña fueron estos:

“Exigir al Ayuntamiento de Madrid que no se limite a implantar una instalación sino que realice de manera continuada una labor de educación y promoción. Un replanteamiento por parte de los técnicos municipales de la señalización de los carriles para evitar las continuas confusiones de los conductores.Apelar a la capacidad de comunicación de las grandes empresas radicadas en el barrio (Mediaset, Telefónica, BBVA, etc), generadoras de la práctica totalidad del tráfico rodado de lunes a viernes, para que hagan campañas entre sus empleados resaltando la función e importancia de estas instalaciones e invitarles a que sus empleados hagan uso continuado de ellas en combinación con transporte público. Animar a todos los ciclistas de Madrid y poblaciones limítrofes que circulan por el barrio en dirección a otros carriles ciclistas para que hagan suyo este llamamiento y circulen por unos espacios que se ha tardado tantos años en conseguir. Llamar la atención de los medios de comunicación para que hagan extensiva esta campaña de utilidad para la ciudadanía. Exigir a la Policía Municipal de Madrid que cumpla la normativa vigente en materia de circulación para proteger a esos vehículos que se llaman bicicletas y que conducen ciclistas”.

Avenida del Mayorazgo. R-407-a

Según se argumentaba en el PDMC (2008-2016), recientemente actualizado, estas intervenciones en el sobredimensionado viario de los ensanches de la ciudad, pretendían reducir la “inseguridad vial debido a un número excesivo de carriles” y desarrollar las “redes distritales y locales”. Los resultados, fueron bien distintos en uno y otros casos. Así, en Vallecas, la bicicleta fue la excusa para dejar “tan sólo” tres carriles por los que los vehículos a motor siguieran volando. Nadie en su sano juicio se atrevería a afirmar que se estaba quitando espacio al coche por dedicar un carril, por muy ancho que fuera, para las bicicletas. En cuanto a los de Fuencarral, al pasar de dos a un carril, se produjo un cierto calmado del tráfico y una evidente reducción del espacio de circulación. ¿Cómo repercutieron estas aparentes ventajas en el desarrollo de la práctica ciclista en estos barrios? Analizaré primero la infraestructura, y después sus consecuencias.

Montecarmelo. S-35.

La principal novedad de los carriles bici tipo Las Tablas/Montecamelo, y el coetáneo de la calle Castillo de Candanchú, totalmente diferente, residía en que no eran obligatorios. En el panel de señalización vertical figuraba, figura, la cuadrada S-35, que aún sigue pendiente de legalizarse a la espera de la aprobación del nuevo catálogo de señales del Ministerio de Fomento, en lugar de la redonda y coercitiva R-407-a. Sin embargo, hasta el momento, esta “no obligatoriedad” de circulación ha demostrado ser insustancial (los ciclistas circulan por ese carril al ver el pictograma-imán de la bici y estar a la derecha), impracticable (los conductores te mandan “a tu carril” con sus pitos y es una bronca continua explicarles lo que no tienen obligación de conocer ni obedecer) y peligrosa (en caso de siniestro, las aseguradoras alegarían que la S-35 no existe y habría que repercutir contra el Ayuntamiento) ¿Merece la pena dárselas de listillo?

Las Tablas

Además de la no obligatoriedad, que parece -ver para creer- va a ser la norma en los nuevos itinerarios ciclistas que se proyectan, existen otros detalles que perfilan este carril bici. Se trata de una vía ciclista exclusiva/segregada para bicicletas y, muy importante, del mismo ancho que el resto de los carriles de circulación. Además, cuenta con unas bandas de protección lateral que te centran y que te distancian, por la derecha, de la apertura inesperada de puertas de los vehículos estacionados, y por la izquierda, con refuerzo sonoro, de los que circulan en paralelo. Si los conductores lo respetaran, podrías circular a la velocidad que quisieras, incluso en paralelo, con tus hijos, sin tener un coche detrás que te apremiara. Ahora bien, no es oro todo lo que reluce.

Bicibús de la Escuela Ideo.
Gran Vía de Hortaleza.

Como puede verse en las fotografías, las líneas que delimitan este carril, a diferencia del nuevo de la calle Toledo, son discontinuas, lo que permite la entrada y salida del mismo, tanto a las bicicletas, una ventaja para el cambio de carril, como de los coches, que entran y salen del aparcamiento. En los casos precedentes, y dadas las características propias de aquellos barrios, la entrada/salida de coches se producía a unas horas muy determinadas, habiendo mucho tiempo de inactividad, de tranquilidad. Sin embargo, en la Gran Vía de Hortaleza, con la cercanía de un gran centro comercial y un centro de especialidades médicas, por ejemplo, resulta razonable pensar que se pueda producir una rotación más acusada. La entrada y salida de autobuses sigue siendo también un problema para un carril que, se supone, te aísla del mundanal tráfico. Aunque como podemos imaginar por lo expuesto, no es, exactamente, así.

Gran Vía de Hortaleza. Corte parada de autobús.

Con todo, aún quedan por destripar algunos de los más grandes inconvenientes de este tipo de carril. Uno de ellos, comprobado día a día, es la frecuente invasión de los vehículos a motor, bien por falta de uso de los ciclistas, bien por el desconocimiento/sorpresa de los conductores no habituales, o bien para sortear el atasco. La línea discontinua, queridos colegas, es una puerta giratoria, también, para la doble fila. ¡Y no llames a la policía!. Yo hice una campaña para ello y nunca vinieron a Las Tablas a poner una sanción, ni por lo primero, ni por lo segundo. El otro gran problema, del que adolecen todas las vías ciclistas segregadas, lo que las convierte en realmente peligrosas para los ciclistas no experimentados, es el riesgo de colisión que suponen los giros de los coches a derecha, o a izquierda, en el caso del nuevo carril bici de la calle Aquitania (Ciudad Lineal) El conductor, casi nunca espera, ni ve, ni respeta, por mucha señal que lo indique, la prioridad del ciclista. Cada cruce, es un posible conflicto que turba la calma chicha carrilera.

Nuevo carril bici calle Aquitania, a la izquierda de la circulación.

Como he dicho con anterioridad, los carriles bici de Las Tablas, donde resido, centraron una parte muy importante de mi activismo ciclista urbano en tiempos pasados. Calzadista convencido, en un primer momento pensé que aquella nueva infraestructura, que yo vendí en alguna ocasión como más segura que los mismísimos ciclocarriles con la intención de dar confianza, iba a bajar a los vecinos ciclistas del barrio de la acera y del Anillo a la calzada. Que aquel bicibús que realizaba con los peques de la Escuela Ideo todos los viernes, era la película perfecta para que cundiera el ejemplo en el resto de los colegios. Estaba convencido de que, aquellos supercarriles, iban a convertirse en la vía de comunicación diaria de cientos de trabajadores de Telefónica y del BBVA. Incluso, pensé que no habría mejor escenario para la instalación de una red circular de BiciMAD que conectara con la estación de Cercanías de Fuencarral. Por descontado, nada de eso. ¿Podrán el nuevo modelo de gestión participada impulsado por Carlos Corral y pilotado por Urban Prospects, o el nuevo proyecto de Camino Escolar (metodología STARS) de la Junta Municipal y la consultora EBxM, revertir esta situación y poner en valor estos carriles bici?

Vídeo promocional con vecinos del barrio para traer BiciMAD a Las Tablas. Al fondo, BBVA.

La realidad es que después de todo ese tiempo, de todo el esfuerzo realizado, el número de ciclistas que los utilizan entre semana es prácticamente insignificante, creciendo en fin de semana para la práctica deportiva y de ocio por encontrase las calles desérticas, sin coches, y ser continuidad del Anillo ciclista. En el caso de Montecarmelo, además, se da el sangrante caso de los niños del Colegio Alemán, que llenan el aparcabicis, si, pero, ay, llegan circulando por las aceras. Poco a poco, me fui dando cuenta que ni siquiera este carril iba a ser capaz de bajar a los ciclistas a la calzada. Lo que defendía en un principio como algo esperanzador, se fue convirtiendo en la prueba palpable de que esta infraestructura ciclista, per se, no sirve de nada si el ciudadano no está preparado mental y culturalmente para dar el paso, y si no hay un apoyo firme por parte de las instituciones municipales.

Y creo que, una vez preparado, no resultan necesarias la inmensa mayoría de las infraestructuras.

Fin de semana en el desierto de Las Tablas.
Aparcabicis del Colegio Alemán de Montecarmelo. A pesar de los carriles bici, los niños llegan por las aceras.

Texto, fotos, vídeos y capturas, por @deteibols

In this article

Join the Conversation

  • mamarratxu

    Es cierta la paradoja de que con apoyo por parte de ayuntamiento y ciudadanos no hace falta ni la mitad de infraestructura ciclista.
    A mi me gusta este modelo de carril exclusivo pseudointegrado, que le da a la bicicleta todo un carril de coche, ancho, para poder circular con tranquilidad (Aquitania no lo metería en esta categoría no sólo por estar a la izquierda y los continuos giros hacia ese lado, sino también por el ancho reducido). El mayor problema que tiene es que no se le haga caso, y aquí es muy importante las campañas de concienciación y sanción que se puedan llevar a cabo, y los giros a la derecha. En mi opinión en giros a la derecha los carriles de la derecha (el del coche y el ciclocarril segregado) deberían pasar a ser CC30 varios metros antes para facilitar el giro a los coches. De hecho es lo que pasa, sin cobertura legal, cuando hay zona de aparcamiento a la derecha. Dudo que comiencen a aparcar marcha atrás sin cruzarse el ciclocarril antes.
    Por último, todo esto tiene sentido en autopistas urbanas de núcleos sin demasiado tráfico o con tráfico muy puntual como Las Tablas, donde además no hay carril bus con el que cruzarse, al igual que el carril de Toledo tiene sentido en subida y sabiendo que no hay giros a la izquierda. Si de verdad queremos realizar una actuación que valga para que las bicis bajen a la calzada que reduzca los niveles de atasco y contaminación, especialmente en zonas de mucho tráfico en zonas urbanas, lo mejor es la ciudad 30. Lo cual requiere una inversión de cuatro perros y algo de pedagogía y mucha voluntad. O una multa por parte de Bruselas.

  • Diego Atienza Arenillas

    https://uploads.disquscdn.com/images/29eb8a310c807f1faa8041887e7b3787b593fb861e56ffdf7d9a5b258ecfa430.jpg
    que recuerdos si a ver si hacemos otra igual en la gran via de hortaleza.

Ir a la barra de herramientas